Entrevistas

Entrevista a María Rosa Muiños.

"Espero que después de la cuarentena la ciudad se pueda hacer cargo de sus problemas históricos".

Entrevista a la legisladora porteña del Frente de Todos.

- ¿Cómo ve la actuación del Presidente hasta el momento?


-Bueno, yo coincido con la frase de Santiago Cafiero, pensar qué hubiera pasado con todos nosotros si el presidente hubiera sido Mauricio Macri. Por ahí no era la figura del jefe de gabinete el que tenía que expresar eso pero creo que es una opinión generalizada entre muchos votantes del Frente de Todos y muchos que no votaron el Frente de Todos. Alberto es una persona que tomó este cargo y unos meses después apareció la pandemia, algo que nadie tenía previsto, un virus que todavía no conocemos específicamente cuáles son sus efectos, cómo termina reproduciéndose y básicamente cómo nos hacemos de una vacuna o de algún remedio que haga que no se mueran tantas personas debido al virus. Frente a los sucesos en otros países claramente tomó la decisión más inteligente... todos en cuarentena y la cuarentena va a durar lo que tenga que durar. 

El otro día algunos economistas dieron un dato que a mí me parece que es muy destacable, decía que durante el mes de Abril, debido a la cuarentena justamente, se habían perdido 90 mil empleos formales, y lo comparaba con los datos del año 2019 donde sin cuarentena se perdieron 170 mil empleos formales. La verdad es que hay una red de contención apoyada en el Estado Nacional, dirigido por Alberto Fernández, y las organizaciones sociales y políticas del país están haciendo un esfuerzo enorme para que la gente que está más expuesta a morirse si contrae el virus, continúe en su casa. Y en el medio se están haciendo aperturas inteligentes. En los distritos donde no hay circulación comunitaria se están empezando a abrir actividades, y en distritos como el nuestro, donde sí hay circulación comunitaria, y casi diría que estamos en el pico de la circulación comunitaria, también se están abriendo algunas actividades en forma controlada y protocolizada. Es algo que nosotros venimos pidiendo desde casi el inicio de la cuarentena, pensar que si vos tenes la capacidad de detectar por dónde está circulando el virus y por dónde no, en ese "por dónde no" vos tenes que hacer foco en las actividades productivas que podes generar, sabiendo siempre que tenes que tener una política muy específica de protocolos sanitarios y generar un consenso social muy fuerte, un acuerdo social para que esto pase. Mantener el distanciamiento social no depende del Estado sino que depende de cada uno de nosotros, y en eso se funda el acuerdo, vos tenes que saber que no podes compartir el mate, que no podes viajar en transporte público, que tenes que tener puesto tu barbijo e higienizar tus manos o desinfectarlas cada vez que estás en un ámbito extraño a donde estás haciendo la cuarentena. 

Me parece que Alberto tomó la decisión correcta y que generó formas de sostenerlo, generó ese acuerdo social, ese consenso social, que se vio distorsionado en las últimas semanas, un poco porque ya pasó mucho tiempo, el encierro es dañino para las personas psíquica, físicamente y emocionalmente, y porque hubo una política de rompimiento de la cuarentena de algunos sectores que se dicen anticuarentena, pero al mismo tiempo hicieron todo lo posible para cuestionar esta política, que es la única política que está conociendo el mundo hasta hoy para combatir la expansión del virus.


- ¿Pensás que el consenso que se logró se puede ver afectado con el paso del tiempo con alguna extensión mayor de la cuarentena, o es una mirada más centro porteña? En comparación de lo que pasa el resto del país.


-Se ve afectado y es una mirada centro porteña, porque en general el resto del país ya salió de esta cuarentena estricta, ya tienen actividades, salvo la Ciudad de Buenos Aires, un sector del AMBA, los municipios que son del Conurbano bonaerense y alguna que otra provincia que tiene algunos casos y que los está bajando. Lamentablemente tiene que ver con la cantidad de habitantes, la extensión territorial, el hacinamiento de nuestros territorios. Creo que está afectada ya la cuarentena por esta mirada. 

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, la ciudad tiene como ingresos mayoritarios sectores que se vieron muy afectados por la cuarentena, como el turismo, la gastronomía y el comercio. Entendemos que hay dos sectores que van a tardar muchísimo más en recuperarse, que son el turismo claramente, la gastronomía está dando algunos pasos pero en niveles muy inferiores a lo que venía produciendo dentro de la ciudad, y el comercio, que es la semi apertura que se va a realizar ahora. 

Yo creo que el Estado Nacional fue muy eficiente en pensar la provisión de alimentos para la población en cuarentena, los ingresos dentro de las posibilidades de nuestro Estado, el Estado como lo dejó el gobierno anterior, con los recursos con los que disponemos dejando de lado el pago de la deuda externa y un montón de perjuicios a los que nos sometió Mauricio Macri. Con este Estado tan golpeado, Alberto Fernández pudo garantizarle un ingreso mínimo a la población que tenía que estar en cuarentena, desde el Ministerio de Desarrollo Social están garantizando la llegada de los alimentos para poder complementar esa asignación que hace el Estado, y desde la política sanitaria creo que el mayor logro fue el programa Detectar, que tuvo su primera bajada en forma simultánea en la Villa 31 y en un barrio villa de Quilmes.


-¿Villa Azul?


-No sé si fue Villa Azul pero fue en Quilmes... y bajaron el mismo día. Por lo menos lo que vemos desde la Ciudad de Buenos Aires es que cada vez que aparece un foco de circulación comunitaria de virus, el programa Detectar llega a ese lugar acompañado de la política de salud del distrito, pero aparte de una bajada de recursos, porque vienen con personal profesional de la salud, equipamiento, los test... También de alguna forma muy efectiva empujan al gobierno local a ir y sumarse a los operativos, y para mí eso ha demostrado ser muy eficiente. Lo vimos en la 1-11-14, lo que es ahora el Barrio Ricciardelli, lo vimos en la Villa 31, este fin de semana se hizo en Balvanera y se va a seguir haciendo en la medida que aparezcan focos en cada barrio. Me parece que se hizo una política combinada de sostenimiento económico de la cuarentena para cada una de las familias que están en cuarentena y una política sanitaria brillante.


-Ahora que vos hablas de trabajo entre gobierno nacional y gobierno local, hace poco te había leído en una nota donde hablabas que las fotos recurrentes entre Alberto, Axel y Larreta era un síntoma de un crecimiento de la política, ¿pensás que la pandemia pudo haber marcado un antes y un después en nuestro país respecto de eso? ¿Ves, a partir de esas fotos, un gesto de madurez política?


-Yo espero que sí. Realmente me parece que pronosticar la realidad post pandemia es bastante poco serio porque falta mucho todavía y esto puede ir cambiando, así como muta el virus, puede ir cambiando el humor social, puede ir cambiando la política pública. No todo siempre son aciertos, y los errores en una situación de esta naturaleza te pueden costar muy caro, entonces no me gustaría hacer futurismo, no me parece. Sí me parece que todos los que tenemos algún tipo de voz pública o algún tipo de responsabilidad pública tenemos que colaborar para que eso pase, que de esto salgamos mejores. Va a ser muy complejo, va a ser duro, hay cosas que tienen que ver con el relacionamiento que no vamos a poder recuperar, por lo menos en el mediano plazo, y que va a haber que adaptarse. Esperemos que esa adaptación no sea en desmedro de la empatía de las relaciones, de ponerse en el lugar del otro, etcétera.


- ¿Qué opinión te merece los grupos que se manifiestan abiertamente en contra de la cuarentena?


-Yo lo que sé es lo que vi por los medios de comunicación. Digamos, bastante poco serio todo lo que se expresó, todos los que pudieron expresarse en esas marchas que se hicieron, y bastante contradictorio. Mucha gente diciendo que el virus no existe, que es una conspiración internacional pero estaban con barbijo. Y por ahí lo que más me molesta un poco es que las figuras públicas que azuzan ese discurso contra la cuarentena, diciéndose a sí mismos que no son anticuarentena, avalan ese tipo de manifestación, de concentración de gente, con el riesgo que eso conlleva de contagio, pero no van, están bien guardados en sus casas y salen en todos los programas por Zoom, no van a la manifestación a manifestarse, a contagiar o contagiarse. Es bastante raro para alguien que cree que el virus no existe o para alguien que se manifiesta anticuarentena. 

El otro día la escuchaba a Patricia Bullrich que decía que la primera cuarentena dictada por el gobierno era correcta pero que ya en esta etapa lo que había que hacer era atrapar al virus, no encerrar a la gente sino encerrar el virus, al mismo tiempo que criticaban la política de cercar el Barrio Azul, que es exactamente lo que están pidiendo. Vos decís, ¿cómo cerco el virus? Es algo que es inhacible. Hago que en un sector donde detecté que está circulando comunitariamente nadie salga y nadie entre. El Estado provee todas las cosas necesarias para la supervivencia hasta que están todos testeados, se retiran los casos positivos, se los aísla, hacen la cuarentena, vuelven y el lugar está limpio. Eso es encerrar el virus. Al mismo tiempo que pide encerrar el virus se manifiesta en contra de encerrar el virus.


-¿Ves una oposición dividida, fragmentada, una más constructiva y otra más oportunista, o esto es momentáneo?


-Yo veo a personas con responsabilidades de gobierno haciendo lo que entienden tienen que hacer para preservar la vida de la mayoría de sus gobernados, y veo otra gente que no tiene nada que hacer y que necesitan buscar pantalla y un lugar, y el lugar hoy donde el consenso de la mayoría es que la única herramienta que conocemos para combatir el virus es la cuarentena, y estamos todos de acuerdo, tiene necesariamente que salir a estar en contra de esa política o de ese discurso, más allá de que lo crea o no, porque es la forma de generar polémica y generarse un espacio en los medios de comunicación para poder decir algo distinto. Me parece que ahí no hay una política... ni hay una ruptura ni hay una política única combinada, lo que hay es un oportunismo personal.


-Ahora me meto más directamente en el plano local. ¿Cómo ves la actuación del Jefe de Gobierno? En el contexto de que la ciudad ha sido la puerta de entrada del virus, la curva va en aumento y hay cada vez más casos de muertes y de contagios.


-Nosotros pedimos formalmente saber de qué barrio, de dónde son los fallecidos dentro de la Ciudad de Buenos Aires y en qué institución hospitalaria fallecieron, y la respuesta que tuvimos es que nos pidieron más tiempo. Como tiene un límite de fecha no es que lo estamos pidiendo al día de hoy, lo pedimos en un momento, pedimos la foto de ese momento, no debería ser tan difícil construirlo porque ya pasó, porque fue hace como un mes que lo pedimos. Hay algún dato dando vueltas que refiere que los muertos, en su mayoría, no pertenecen a los barrios populares, pero esto no tenemos forma de contrastarlo hasta que nos respondan este pedido de información a través del 104.

La verdad es que al principio de la cuarentena nosotros como espacio político, como el Frente de Todos, vivimos con mucha preocupación y mucha angustia ver como que estábamos afuera de la discusión. Tuvimos un par de reuniones con el Jefe de Gobierno y con parte de su gabinete donde les pudimos transmitir las cosas que nos transmitían desde el territorio nuestros compañeros en cuanto a falencias de la política pública de la Ciudad para conservar la cuarentena. Esto es, por ejemplo, la entrega de viandas en los colegios que se hacían en forma diaria, que pedimos que fueran quincenales para que la gente no saliera de sus casas a buscar este recurso, la falta de agua en los barrios populares, la falta de protocolo en esto que empezaron a llamar "la cuarentena comunitaria", la imposibilidad dentro de las villas de que la gente pudiera hacer la cuarentena dentro de su casa, porque las casas en las villas no son las casas de la clase media de la Ciudad de Buenos Aires. Tienen un grado de hacinamiento y superpoblación que hace imposible que la cuarentena se pueda cumplir puertas adentro, entonces vos tenés que pensar que esa cuarentena tienen que realizarla dentro del barrio. Ahora, la cuarentena comunitaria no es llamarla cuarentena comunitaria y nos fuimos y se terminó, es garantizar que nadie entre y que nadie salga, y para eso vos tenes que ordenar dentro del barrio calles de circulación, formas de administrar las ferias comunitarias que existen, que deberían seguir existiendo porque es la forma que tiene el habitante de la villa de no salir, y el habitante que vende de seguir subsistiendo y proveer a su comunidad. Nada de eso se hizo. 

Nosotros lo veíamos con mucha preocupación, por eso presentamos protocolos, por más que no es una atribución de los legisladores armar protocolos. Empezamos una comunicación diferente dentro de la cuarentena. Al principio la legislatura no funcionaba entonces no había mesa de entrada para presentar proyectos, empezamos a presentar notas dirigidas al Jefe de Gobierno con todas estas sugerencias que te estoy diciendo. Muchas fueron tomadas. En principio nosotros presentamos un proyecto para que el Vicepresidente primero de la legislatura administrara mecanismos para el funcionamiento virtual de la legislatura, y eso se empezó a hacer. Incluso habíamos presentado la creación de la mesa virtual para la presentación de proyectos, y se hizo. También pedimos la entrega quincenal de alimentos en las escuelas, y también se hizo.

La sensación que nos queda siempre es que van como de atrás y que es necesario empujar y empujar permanentemente. Nosotros presentamos un proyecto para que permitan el uso de los espacios comunes dentro de los edificios que están perimetrados, que tienen espacios de uso común al aire libre, el día 7 de Mayo, entonces eso todavía no tiene vigencia ni fue tratado, ni siquiera fue tomado como una política al margen del proyecto, porque el Ejecutivo lo puede implementar ignorando que hay un proyecto presentado y no hay ningún problema. Entonces vos decís... ¿cómo? Ahora se va a poder correr en todo el espacio público de la Ciudad de Buenos Aires en forma nocturna, pero no se tomaron el trabajo de pensar un protocolo para el uso de los espacios al aire libre dentro de los edificios para uso exclusivo de los habitantes del edificio. O sea, ni siquiera estamos hablando del espacio público, estamos hablando del espacio privado de uso común entre un núcleo de personas.

El 15 de Mayo presentamos un protocolo para hacer la apertura de bares y cafés, y eso tampoco está. Digo, tampoco está pensado... por ahí sí lo están pensando, pero hay como una lentitud, porque nosotros somos algunos legisladores y ellos son un gobierno enorme.


-Claro, y más ahora donde las carencias históricas de la ciudad emergen y se reproducen con mayor rapidez, por ejemplo, los conflictos en los barrios vulnerables de acceso a la comida, al trabajo, al agua potable, a los insumos más básicos, hoy aflora...


-A la conectividad, que parece una tontería. Hoy todos los niños, niñas y adolescente tienen que seguir su formación a través de las computadoras en forma virtual, a través de los teléfonos, y no hay conectividad en toda la Ciudad. También presentamos proyecto para eso. Todavía tampoco se hizo.


-O sea, estamos como corriendo atrás...


-Sí, pero por ejemplo, demostró ser eficiente el plan Detectar porque ahí va el Gobierno de la Ciudad cuando llega el Detectar, y sí es prioritario para nosotros que atienda la salud. Tuvimos millones de reclamos de los profesionales de la salud, del sistema público de salud respecto a falta de elementos de protección y los fuimos reportando, y a medida que los fuimos reportando el Gobierno de la Ciudad fue llegando a esos lugares. Todavía quedan un montón de cosas. Si vos ves la ciudad hoy está llena de gente en situación de calle, eso al principio de la cuarentena se había administrado, se habían abierto paradores que solamente se abren en medio del Operativo Frío y no se veía tanta gente, hoy la gente volvió. Es posible que el sistema no tenga la solidez necesaria como para retenerlos pero no se piensa un plan B. Ayer murió una persona en situación de calle de Covid, habiendo sido expulsado de un hotel, desalojado de un hotel, cuando en realidad los desalojos están prohibidos. 

Asimismo el Ejecutivo presentó un proyecto cuando empezaron las sesiones virtuales explicando que iba a tener un problema de recursos durante la cuarentena y post cuarentena, y pidió la habilitación, el permiso para solicitar créditos para poder hacer frente a esto, y nosotros como bloque acompañamos ese pedido porque entendemos que es necesario, que es necesario tener un distrito financiado y fuerte para hacer frente a la cuarentena. A partir de ahí empezamos a discutir como prioritario que el Gobierno de la Ciudad tuviera la capacidad, mayor de la que ya tiene, de reasignar partidas también para hacer frente a la cuarentena. Lo pedimos nosotros y también pedimos que existiera un programa único donde fuera ese financiamiento, y también pedimos que se hiciera una comisión de seguimiento para tener control sobre esos fondos y saber a dónde iban... acordate que veníamos del suceso de los barbijos y los hoteles... y eso no pasó, y no pudimos acompañar el proyecto que finalmente presentó el Ejecutivo porque se fue de mambo, no sé cómo decirlo en forma elegante... pasamos de tener una mesa de diálogo, donde podíamos discutir algunos criterios, a un pedido de la suma del poder público, donde la capacidad del Jefe de Gobierno para reasignar partidas era total y absoluta, sin ningún tipo de control, porque la comisión que se forma la preside el oficialismo, y puede requerir la intervención de la Auditoría de la Ciudad solo si la comisión se lo pide, la auditoría no tiene la facultad de seguir por sí misma el destino de estos fondos. Y la verdad es que a partir de ahí a nosotros se nos hizo muy difícil acompañar las iniciativas del oficialismo, del Ejecutivo. Entendemos que el hecho de estar en el medio de una pandemia y de una cuarentena no habilita a los Estados a ser menos transparentes, y fuimos para atrás en transparencia. Claramente las iniciativas que mandó el Ejecutivo no son transparentes, no son nada transparentes.


-Y, ¿qué ciudad te imaginas post cuarentena? De cara al año que viene, a las legislativas.

-Es complicado. Lo único que deseo es una ciudad que pueda hacerle frente a sus problemas históricos.